Sexo-oncología ¿Qué cambia?

Sexo oncologíaCon unos 200.000 nuevos casos de cáncer al año solo en España, hay una considerable cantidad de ellos con una afectación específica a componentes directamente relacionados con la sexualidad: mama, ovarios, útero, cérvix, próstata, testículos… Siendo los cánceres de próstata y mama los tipos de cáncer más frecuentes en nuestro país. Es comprensible pues que la sexualidad sea un ámbito especialmente afectado en este tipo de dolencias, pero no solo en las que el cáncer está vinculado al aparato sexual, todos los tipos de cáncer suelen tener una repercusión en la sexualidad de quienes lo sufren y sus parejas.

Según la investigación realizada por la dra. Maria del Carmen Vidal Benito (2003), se ha observado una alteración de la actividad sexual en un 96% de los pacientes de su estudio diagnosticados con algún tipo de cáncer.

El grado de alteración sin embargo, estará influido por un amplio número de variables tales como el estadio y localización del cáncer, el tratamiento realizado, el momento evolutivo de la enfermedad, el grado de deterioro físico, los trastornos afectivos que pueda padecer la persona y su vida sexual anterior al cáncer.

Se trata de una cifra altamente significativa teniendo en cuenta la importancia que le dan muchas personas al sexo. Precisamente por ello, no debe ser un tema tabú. Las personas enfermas no pierden su sexualidad ni se vuelven asexuales; continúan teniendo el derecho a ejercer una sexualidad libre y plena.

No hay que seguir teniendo sexo durante el cáncer

Esta afirmación puede parecer contradictoria con lo anteriormente dicho, pero al igual que las personas sanas tienen derecho a tener una vida sexual más activa o menos, éste derecho a la libertad sexual también incluye respetar el deseo de no practicar sexo o practicarlo con menor frecuencia. Sabemos que: no siempre más es mejor, y esta es una valoración que cada persona debe hacer individualmente y con su pareja.

Debemos que tener en cuenta que la experiencia de vivir el cáncer puede reestructurar el sistema de valores de una persona. Es habitual que las necesidades de afecto y cuidado pasen por delante de la necesidad de placer más inmediata.

También hay que ser realista y conocer el alcance de la afectación de la enfermedad. Algunos tipos de cáncer y sus tratamientos pueden tener repercusiones orgánicas y funcionales en la respuesta y el deseo sexual. Ante algunos periodos de tratamientos determinados como la braquiterapia, el sexo está contraindicado y ante otros  como la quimioterapia debe tomarse la precaución de utilizar métodos de barrera (preservativos) para no transmitir ciertos componentes químicos a la pareja a través del semen o los fluidos vaginales.

buena comunicación de pareja P

La importancia de la comunicación

Por ello debemos destacar la importancia de una buena comunicación con el médico, que debe ser el encargado de realizar una exploración adecuada en lo que respecta a la actividad sexual, dar información del alcance de la afectación en la sexualidad de sus pacientes, los efectos secundarios del tratamiento y ofrecer alternativas para poder buscar soluciones eficaces a sus demandas en caso de tratarse de problemas orgánicos o derivarlos a otro especialista apropiado en caso contrario.

El profesional sanitario no debe ser el único con quien es importante tener una comunicación clara y sincera. La pareja habitualmente suele resultar tan afectada por un trastorno en la sexualidad como lo está el mismo enfermo; con lo cual es bueno que ambos puedan expresar sus dudas y deseos de forma empática y asertiva para poder encontrar una solución eficaz y llegar a un acuerdo conjunto.

El efecto de la auto-imagen en la pérdida del deseo

autoimagen positiva cancerHemos hablado de los cambios en el sistema de valores y los efectos secundarios del mismo cáncer o sus tratamientos como principales causantes de las alteraciones en el ámbito sexual, pero hay otro aspecto verdaderamente influyente cuyas consecuencias tienen una repercusión inmediata en la actividad sexual del individuo: La autoimagen y el autoconcepto configuran la percepción que tenemos de nosotros mismos; la cual el cáncer puede modificar de forma drástica.

Algunas intervenciones requieren la extirpación de una zona erógena (pecho/testículo), pueden dejar cicatrices, y algunos tratamientos  tienen resultados poco atractivos estéticamente (caída del pelo). Todo esto puede minar nuestra autoestima y la confianza que tengamos en nosotros mismos y nuestros cuerpos. Aprender a quererse tal y como se es no resulta una tarea sencilla, pero conseguirlo supone un gran paso hacia el propio conocimiento, el crecimiento personal y la capacidad de resiliencia de uno mismo.

No son pocos quienes a través de la enfermedad descubren nuevas facetas de sí mismos o de sus parejas, y es que no todo deben ser perjuicios, el cáncer puede ayudar también a encontrar nuevas formas de experimentar el placer y la propia sexualidad.

Audio del programa de Radio Sant Feliu “El Mirall” sobre el cáncer y la sexualidad (catalán)

Radio Sant Feliu

Descargar programa

Más información y bibliografia:

Informe de las Cifras de Cáncer en España 2014. SEOM

“Los trastornos emocionales y la conducta sexual del enfermo de cáncer.” Maria del Carmen Vidal Benito

“La sexualidad en pacientes con cáncer: algunas consideraciones sobre su evaluación y tratamiento” INOR

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s