Contra la monotonía sexual

rutina sexual

La sexualidad es una necesidad fisiológica básica, como descansar o alimentarse. Pero, ¿verdad que no es muy agradable comer cada día el mismo plato? Pues con el sexo además tenemos el agravante de que si nos aburrimos mucho de nuestra dieta sexual, podemos perder por completo el apetito. Pues a diferencia de lo que ocurre con la alimentación, no necesitamos el sexo para vivir, o al menos nadie se ha muerto por falta de sexo.

Si no queremos caer en la rutina o acabar perdiendo por completo el deseo por una actividad tan placentera y saludable, quizás valga la pena invertir algo de tiempo y esfuerzo en alternar nuestros hábitos de vez en cuando: salir a comer fuera o ponerse el delantal y cocinar ese plato tan apetitoso por vuestra cuenta.

Aquí te van algunas recetas para no caer en la rutina:

Empieza por el postre: está bien, puede que seas un intrépido aventurero que ya ha probado todo lo que se podía probar, o todo lo contrario y la idea de empezar a comer cualquier cosa te echa para atrás. Pero vamos, que al final tú ya sabes qué es aquello que realmente te gusta y lo que no. ¿Para qué cambiar una fórmula que funciona? Quizás lo más apropiado en tu caso para combatir la rutina sea aplicar la propiedad conmutativa que dice eso de “cambiar el orden de los factores, no altera su resultado” es decir: hay muchas formas de combinar los ingredientes que tanto te gustan, explóralas y varía de vez en cuando.

Podéis cambiar el orden de las posturas, los distintos juegos que hacéis habitualmente o la franja horaria escogida: si por ejemplo empezáis con el sexo oral y termináis con el coito, probad de hacerlo a la inversa. Si siempre lo hacéis de noche, cambiad a la mañana.

Sexo fuera de casa

Sal a comer fuera: ¿le prestas importancia al sitio donde habitualmente tenéis relaciones? el lugar es un elemento de la ecuación que plantea una infinidad de variables con las que entretenerse. Si realmente la cama te parece el sitio más cómodo para tener relaciones sexuales, hay millones de camas distintas para empezar a alternar; la variedad puede empezar en un gesto tan simple como ir a la habitación contigua, alquilar un apartamento o ir de acampada, pero ¿por qué limitarse a la cama? Atreveros con otros rincones de la casa u otros contextos totalmente nuevos: al aire libre, en la piscina, el coche, la oficina, el ascensor…  las posibilidades son infinitas.

Tómate unos buenos aperitivos: Ya lleváis un tiempo, los horarios ajustados y un montón de cosas en la cabeza. Es posible que sin daros cuenta, el juego de la seducción, los preparativos y los preliminares se hayan convertido en un vestigio del pasado: error.

Haced una pausa y recapitulad; si hubo un momento en que dedicar tiempo a ese tipo de actividades fue importante, es posible que todavía siga siéndolo.

preliminares

Regalaros tiempo el uno al otro y a vosotros mismos, preparad el terreno y construid el deseo y la fogosidad con la que queréis experimentar vuestras relaciones sexuales.

Algunos métodos para conseguirlo podrían ser lanzar mensajes y señales a lo largo del día, volver a tener citas a solas, dedicarse con esmero a los besos, caricias y otros preliminares, y en definitiva, utilizar todo el arsenal de habilidades y conocimientos para seducir al otro, generando el clima y expectación idóneos para que la experiencia final resulte irrepetible.

cocinando en pareja

Ponte el delantal, hoy cocinas tú: seguro que has oído hablar de las fantasías sexuales, todos tenemos alguna idea, preferencia o sueño que nos gustaría llevar a cabo; pero la fantasía hay que trabajarla. Igual que cocinar uno mismo, cultivar las fantasías, compartirlas y llevarlas a cabo cuesta algo de esfuerzo, pero la recompensa es poder probar finalmente ese plato que parece tan apetitoso.

A veces el simple hecho de hablar de ellas con la pareja ya resulta por sí mismo excitante e innovador. Puede incluso que entre los dos logréis hacer florecer nuevas ideas de lo más curiosas y sorprendentes o que descubráis inesperadas coincidencias.

Algunas fantasías recurrentes pasan por los juegos de roles (profesor, policía, médico…), los juegos de poder (dominación, bondage, sado-masoquismo), implicar a terceros (tríos, intercambio de pareja), o practicar sexo en unas condiciones determinadas.  Pero en estos casos, la imaginación es el límite.

Una buena propuesta para explorar y jugar en el terreno de las fantasías y las preferencias, es que hagáis un listado compartido de aquellas cosas que os gustaría probar o repetir.

sexualidad exoticaAtrévete con la comida exótica: Si estás abierto a todo tipo de experiencias y no te da miedo probar cosas nuevas y distintas, estas de suerte pues el ser humano lleva toda una existencia estrujándose el cerebro para encontrar nuevas técnicas, posturas, métodos y objetos dedicados al placer y las relaciones sexuales en exclusiva.

Navega por el kamasutra en busca de nuevas posturas, iníciate en la práctica del sexo tántrico o el sexfulness, date una vuelta por una sex shop o participa en una reunión de tupper-sex. Te darás cuenta que una vida entera no es suficiente para agotar la cantidad de experiencias novedosas que ofrece el mundo del sexo y que cuanto más conoces, más terreno te percatas que queda por explorar.

 

Podcast: Audio del programa de Radio Sant Feliu “El Mirall” sobre la monotonía sexual (catalán min. 40:00)

Radio Sant Feliu

Descargar programa

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s